Categorías
Entradas

Peligros de la inmigración en 2020

Casi tod@s somos conscientes del tremendo drama que se está viviendo en los últimos tiempos en el mediterráneo con la inmigración.

¿Qué peligro tiene?

Casi tod@s somos conscientes del tremendo drama que se está viviendo en los últimos tiempos en el mediterráneo con la inmigración.

No paran de publicar tanto en prensa como en televisión, noticias alarmantes sobre los miles de refugiados africanos que por la inmigración intentan llegar a las costas del dorado europeo.

Unos vienen huyendo de regímenes dictatoriales, otros de guerras y hambrunas y los que más, buscando una vida mejor para ellos y sus familias.

No soy quién para intentar dar un poco de luz sobre tan escabroso asunto, ni siquiera osaría proponer una fórmula mágica con la que se solucionara el gigantesco problema al que nos enfrentamos, nosotros y las generaciones venideras.

Pero el tema está ahí:

En África, viven más de 1.200 millones de personas y una buena parte de ellas, quiere venirse para acá.

Me decía un viejo amigo ya pasado a mejor vida (o peor según se mire):

– ¡Ya sabes que cuando la lavativa va pal culo…!

Y en eso estamos, que si los italianos dicen que no pasa ni uno más, los ingleses se desmarcan por bandas y tanto los franceses, alemanes y otros eses, anes y anos simulan que todo esto no va con ellos.

Menos mal que existe un país en Europa para la imigración que destaca por su gran solidaridad, su gran capacidad de acogimiento y exacerbado sentido del deber y la obligación: ¡España!

Que no queréis que tal barco repleto de sufridos refugiados atraque en vuestras costas, no os preocupéis que aquí estamos nosotros.

Que hay que abrir 200 centros para acoger a estas pobres almas, no os preocupéis que se saca dinero de donde no lo haya.

Que tiene que existir sanidad universal para todo el mundo y parte del extranjero, aquí estamos nosotros para proporcionarla…

El sufrido españolito de a pie, siempre tiene un agujerito en el cinturón de más para poder apretar si hace falta. Hasta ahí podíamos llegar, por Dios!!

maletas apiladas

¿Y qué hay de oscuro en la inmigración?

Hace unos días, leí en la sección de noticias de un prestigioso periódico nacional, que se estaba constatando un incremento alarmante de casos de sarampión en la península ibérica.

Achacaban como principal factor de este repunte de casos al hecho de la no vacunación por parte de los padres a su prole. ¡Vete tu a saber porqué!

Le moleste a quién le moleste, vivimos en un mundo totalmente globalizado, en el que el tránsito de mercancías como de inmigración a experimentado un auge exponencial.

Lo mismo desayunas en Tegucigalpa, comes en Nueva York y acabas cenando en Londres.

Con el tránsito de mercancías pasa más de lo mismo:

Importo las piñas en Malasia, las proceso en Nigeria, las etiqueto en España y las vendo en Perú.

Y así funciona casi todo. Las grandes multinacionales se han hecho dueñas del mercado.

Más, si nos centramos en el tema de las enfermedades infecto-contagiosas, estamos jugando con fuego. Y al final, nos vamos a quemar.

Cuando veo las imágenes de los buques y pateras repletos de migrantes subsaharianos:

hombres, mujeres y niños, no puedo evitar acordarme del trágico y célebre episodio de la enfermera española que se contagió de ébola hace unos años.

Todas las medidas de seguridad que exigía el protocolo para evitar el contagio a otras personas y sanitarios.

La cantidad de dinero que costaría el mantener a raya al insidioso virus para que no saliera del semi-búnker en el que la habían encerrado.

Hace unos días, 600 refugiados subsaharianos protagonizaron un asalto masivo a las vallas fronterizas de melilla.

No contentos con la situación en la que malvivían al otro lado de la frontera, usando todo tipo de artilugios que pudieron fabricar, asaltaron literalmente la ciudad autónoma de Melilla.

Cuando llegaron al dorado (lo escribo en tono sarcástico…) se dieron de bruces con la cruda realidad:

El centro de estancia temporal de inmigrantes (CETI) estaba completamente desbordado.

Más de 1.200 almas hacinadas en unas instalaciones saturadas e incapaces de acoger a  una sola persona más.

Veo a los trabajadores de la Cruz Roja, voluntarios, personal civil, guardias civiles y un largo etcétera de personas volcadas en ayudar a estos pobres seres humanos, exhaustos, con hipotermia, hambrientos, pero felices por estar aquí.

Todos con sus mascarillas, guantes, cascos y trajes para protegerse. ¿De qué?

El enemigo oculto

Solo hace falta que entre tan ingente marea de refugiados,  exista un solo enfermo con una enfermedad infecto-contagiosa como pueda ser fiebre hemorrágica, ébola, Mers, influenza, etc.

Para que se produzca una pandemia como no se veía en Europa desde la edad media con la peste negra.

Si a la masificación de los centros de internamiento para inmigrantes, le sumamos la sobrepoblación que existe en casi todas las ciudades de Europa, tenemos un cóctel explosivo extremadamente peligroso.

La extraordinaria red de autovías, ferrocarriles y transporte aéreo con la que cuentan los países del supuesto primer mundo, facilitan enormemente el poder de transmisión de estos peligrosos virus y bacterias a través de la inmigración.

Esperemos que no pase nada. Feliz verano!!

Si deseas leer más artículos interesantes, solo tienes que seguir el enlace de aquí abajo.⇓

Si resides en MURCIA o provincias limítrofes y deseas contactar con expertos profesionales en el control de plagas tanto para las empresas como para el hogar, solo tienes que clicar en el recuadro verde.

Servicios control plagas Murcia